Malas prácticas más comunes en DevOps y cómo evitarlas

//Malas prácticas más comunes en DevOps y cómo evitarlas
Malas prácticas más comunes en DevOps

Como hemos dicho en más de una ocasión, los procesos DevOps agilizan el desarrollo de software y potencian el trabajo en equipo. Sin embargo, al tratarse de una metodología compleja, si no se lleva correctamente puede llegar a ralentizar los proyectos. A lo largo de este artículo os presentamos las malas prácticas más comunes en DevOps y os damos algunos consejos para evitarlas.

En DevOps Factory somos especialistas en la ejecución de procesos DevOps y podemos ayudarte a adaptar soluciones personalizadas

Para evitar estas malas prácticas más comunes en DevOps es importante cometer errores cuanto antes. Esta es una de las claves de las metodologías ágiles, estrechamente relacionadas con DevOps. Es más aconsejable equivocarse lo más pronto posible porque de este modo aprendemos a no repetir estos fallos. Además, evitamos comprometer el desarrollo que esté en marcha de la mano de los departamentos de desarrollo y operaciones. Sin embargo, debemos esforzarnos para tratar de evitar todos los errores listados a continuación:

Malas prácticas más comunes en DevOps

  • Despliegue continuo a ciegas. El despliegue continuo es una característica básica del agilismo, pero valerse de esta metodología sin fijar objetivos es un error. Si tras cada pequeño despliegue no notamos ninguna mejora en el desarrollo del software es que algo está fallando. En conclusión, las metodologías ágiles de por sí mismas no pueden garantizar la calidad del producto o servicio. Por ello, es importante establecer pequeños puntos a cumplir para poder centrar el trabajo en algo concreto.
  • Prisas de entrega. En la línea del anterior punto, las prisas forman una de las malas prácticas más comunes en DevOps. Hacer releases constantes y lo más rápido posible no siempre funciona, puesto que no da tiempo a mejorar el producto. Por otro lado, tampoco podemos contar con la automatización de procesos si no los entendemos. Hay que trabajar con los especialistas necesarios para asegurar que todo se hace siguiendo una metodología.
  • Actitudes individualistas. Los profesionales DevOps no pueden permitirse trabajar por separado y evitar la colaboración. Sin duda, estas actitudes son muy nocivas a la hora de desempeñar las funciones DevOps.
  • Separación por equipos. Aunque uno o varios equipos involucrados en los procesos de DevOps trabajen de forma coordinada, si todos los equipos no cooperan costará mucho alcanzar un resultado satisfactorio. El trabajo en equipo y la comunicación interdepartamental es fundamental para el éxito en estos casos.
  • Miedo al error. Las metodologías ágiles que definen DevOps se basan precisamente, como decíamos, en el ensayo y el error. El miedo a cometer errores genera inmovilismo y nos impide innovar. Además, cuanto menos errores cometamos en los inicios del proyecto, menos soluciones hallaremos.
  • DevOps con una sola herramienta. Algunas empresas se basan en una sola herramienta a la hora de acometer los proyectos DevOps. En este sentido, existe un problema de percepción que hace creer que una herramienta es sinónimo de DevOps cuando es necesario combinar varias tecnologías, departamentos y profesionales. Esta es una de las malas prácticas más comunes en DevOps porque esta filosofía no puede resumirse en el uso de una o varias tecnologías.
  • DevOps como puesto de trabajo. No debemos responsabilizar de todo lo relacionado con DevOps a una sola persona o a un equipo. No existe tal cosa como un profesional DevOps, sino que se trata de una actitud y un marco de trabajo. Por ello, hay que involucrar a todos los profesionales que haga falta para que DevOps tenga sentido.

Como vemos, DevOps es mucho más que un profesional o una herramienta. Se trata de un modelo de trabajo que requiere de la colaboración de varios departamentos y de la unión de talento de varios expertos. El objetivo final es garantizar la calidad de los servicios agilizando simultáneamente el trabajo. Para hacerlo posible, cada profesional debe hacer lo que mejor sepa desempeñar. Sin duda, los beneficios de DevOps son numerosos, pero este marco de trabajo exige unos métodos rigurosos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies